Cambiar un tubo fluorescente por un tubo LED

Si tiene spensado sustituir los tubos fluorescentes por los tubos LED lo mejor es que compruebes primero el cableado de la lámpara, eliminando la reactancia, el cebador y enchufar los dos cables a las dos patitas del tubo.

  • El primer paso es apagar el equipo, para así estar seguros de que no llegue corriente.
  • El segundo paso es quitar el tubo fluorescente, anular la reactancia y el cebador.
  • El tercer paso es conectar la FASE a un extremo, el NEUTRO al otro expremo.
  • El cuarto paso es comprobar que enciende.

Reactancia y cebador.

Aunque los tubos LED no requieren la reactancia y el cebador para el encendida, estos hacen que los LED sean mucho más eficaces ya que por su funcionamiento hace que se consuma mucha menos potencia de luz, con lo que ilumina mucho más por menos precio.

Para que el tubo emita luz hay que tener varias condiciones cumplidas, el gas tiene que estar a una temperatura elevada, por ello que tarde un poco más que el resto en encenderse, además tienen que poder pasar los electrones de un extremo al otro. Para que ilumine más el LED se usa un cebador, mientras que la reactancia usa la potencia eléctrica.

EL LED tiene muchas ventajas, entre ellas el más importante, el ahorro energético, que oscila entre 3 y 8 vatios por tubo. El tubo convencional tiene una vida de unas 8000 horas, mientras que el LED tiene una vida útil de 50000. En función de la calidad de cada tubo. No solo por las horas de vida, también son mucho más resistentes y tienen menor consumo, además que los LED son de arranque instantáneo y no les afecta la hora de encendido. Uno de los puntos a favor es que ayuda al medio ambiente, ya que están fabricados con vapor de mercurio los tubos normales que son altamente nocivos.

Los tubos LED se amortizan en muy poco tiempo, ya que como verás son muy duraderos y una gran garantía, por lo que cómpralos en establecimientos oficiales.