Importancia de la reforma eléctrica

Relativo a la seguridad

Al momento de reformar o cambiar una vivienda de forma íntegra, es elemental el cambio de las instalaciones eléctricas. Cuando existen cableados de mucha antigüedad o incluso defectuosos, hay peligros inminentes de incendio o electrocución ante cualquier desperfecto o falla en el sistema, poniendo en riesgo a nuestro hogar.

A medida que la tecnología avanza, las viviendas se van optimizando en cuanto a electrodomésticos, y por supuesto la demanda de electricidad fluctúa. A la luz de esta situación es sumamente importante realizar una reforma eléctrica que permita aumentar la potencia contratada, instalar nuevas tomas de corriente y puntos de luz, así como utilizar de forma segura y adecuada los electrodomésticos que dispongamos en el hogar.

La reforma en el cuadro general o fusilera

El cuadro general comprende todos los circuitos conectados en una casa o apartamento, se podría decir que es el corazón de la electricidad de una vivienda, por lo que debe ser manipulado únicamente por electricistas capacitados al momento de hacer la reforma eléctrica.

Esta fusilera o cuadro general incluye varios circuitos que le dan sustento a toda la instalación eléctrica del hogar, tales como la cocina, la lavadora o secadora, lámparas, entre otros. Estos circuitos se controlan mediante diferenciales o “automáticos”, los cuales se encargan de suspender la retroalimentación eléctrica de los dispositivos en caso de cortocircuito o sobrecarga. Así mismo, los diferenciales son controlados por un interruptor general de potencia, que ante una avería o falla de gravedad en el sistema eléctrico, cortara por completo el suministro de energía.

¿Cuándo es momento de realizar una reforma total de electricidad?

La reforma eléctrica es un tema importante que puede tomar años de instalación y modificación, por lo que es importante el saber el momento más idóneo para llevarla a cabo. El eje central de esta decisión es el estado de nuestro sistema eléctrico. Si en nuestro haber tenemos enchufes muy desgastados o interruptores en mal estado, produciendo chispa al conectar dispositivos en los enchufes, son señales claras de que la reforma eléctrica debe realizarse con prontitud para preservar la seguridad de los dispositivos electrónicos.

Cuando el sistema eléctrico tenga cables con la goma protectora agrietada o desgastada, o al encender las luces o dispositivos percibimos olor a cable quemado, es clara señal de sobrecalentamiento del cableado, lo cual podría producir un incendio.

La electricidad relativa a la cocina y el baño

Estas dos zonas del hogar son delicadas en cuanto a electricidad se refiere, ya que son áreas que concentran mucha humedad y esta produce fallas y averías eléctricas.

Aparte de la humedad, la cocina requiere atención especial porque los artefactos electrónicos que residen en ella requieren de una potencia adicional para funcionar adecuadamente.

Para mejorar el rendimiento y seguridad de ambas áreas, el cableado se divide en cuatro circuitos diferenciados, cada uno con su respectivo automático regulador: Circuito eléctrico para enchufes de fuerza, circuito eléctrico para lavaplatos y lavadora, circuito de iluminación y circuito determinado para horno y cocina.

Dentro de esta reforma, hay una medida de seguridad relativa a la distancia que debe haber entre cualquier interruptor y las cañerías o fuentes de agua, la cual debe ser de mínimo un metro. Además, por obvias razones de seguridad hay áreas del baño en las cuales está prohibido instalar enchufes eléctricos, tales como la ducha, el interior del lavamanos, entre otras dependiendo del caso.

Respecto a instalaciones eléctricas empotradas y por canaleta

Cada forma de instalar un cableado tiene sus beneficios y sus contras, por lo que es importante definir que método vamos a preferir al instalar los cables de nuestro sistema eléctrico.

La instalación empotrada, como bien lo dice su nombre, consiste en conducir todos los cables por el interior de las paredes mediante rozas, introduciendo un tubo corrugado que contendrá los cables en su interior hasta los puntos de luz o cajas de unión. La ventaja de este método es que el cableado no estará a la vista, de manera que su aspecto es muy estético. Como desventaja encontramos que al momento de necesitar llevar a cabo una reparación o reemplazo, tendrá que picarse la pared para llegar hasta el sitio de la avería.

La instalación por canaleta nos ofrece una óptica diferente, pues son muy fáciles de instalar. El inconveniente con este método es que están a la vista, lo cual no las hace en la forma más estéticamente agradable, aunque actualmente en el mercado hay variedad de modelos bastante discretas. La facilidad o beneficio principal de las canaletas es su practicidad y versatilidad, pudiendo colocarlas o desmontarlas con casi nulo esfuerzo; este punto es muy importante para cuando haya averías o desperfectos en el cableado que va a través de ellas.

Calculando la potencia contratada necesaria

La potencia contratada siempre dependerá de la cantidad de electrodomésticos que vayan a utilizarse en la vivienda, así como también los electrodomésticos que planean adquirirse en un futuro dependiendo de su demanda energética. Un número bastante promedio referido a la potencia aproximada de un hogar común con lavadora, nevera, lavavajillas, calentador de agua, plancha, aspiradora y televisor es de 4,6 KW. Si quisieran añadirse otros artefactos como cocina de vitrocerámica, campana extractora o calefacción/aire acondicionado, el número incrementaría hasta unos 7KW, aunque no es habitual ni probable que todos y cada uno de ellos vayan a estar encendidos al mismo tiempo.

Nuestro electricista autorizado Leganes siempre solventara cualquier averia que tengan es su propiedad